viernes, 27 de agosto de 2010

Con la comida no se juega.


En casa pensaban que era una llamada de atención. Me aterraba el día que mi madre las cocinaba. Tenía seis años. Nadie me creía cuando explicaba los extraños sucesos del plato de lentejas. Mi madre decía: "Te las comes y callas". Lo cierto es que el potingue levitaba sólo y cuando miraba el caldo, una voz profunda y quejumbrosa susurraba: "Luis, Luis, vete hacia la morcilla". Yo no podía remediarlo y acababa estampando mi cara contra mejunje... Culpa de lo cual, recibía el castigo del mes.
Aquel día, como siempre, nadie reparaba en aquellos sucesos paranormales, hasta que una mano salío de la sopera, agarró a la abuela por el pelo y se la tragó... La misma voz de siempre, entre carcajadas gritaba: "Lentejas, lentejas, comida de viejas... Si quieres las comes y sino las dejas."

14 comentarios:

  1. Jajaja. Buenísimo, Manolo. Ahora tienes que escribir algo con tu peculiar modo de comer los huevos fritos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Oye, no me toques mi modo de comer huevos. Ja ja ja ja ja

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, Manuel. Casi todos tenemos algún recuerdo "extraño" con las lentejas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. A mi me gustan, pero a muchos niños no. Gracias por tu comentario Mikel.

    ResponderEliminar
  5. Este micro está muy muy bueno aunque yo ame las lentejas ¡PROFUNDAMENTE!

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus animos y por tu amor a las lentejas Juan.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, muy divertido Manuel, esa frase la habré oído en mi casa un millón de veces, pero nunca imaginé que se comieran a mi abuela!!!! Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ja já ¿Al narrador de este micro no le gustaban las lentejas? Peor para ellas: has encontrado el mejor modo de exorcisarlas. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  9. ¿Qué tendrán las lentejas que los niños no las quieren? Ahora ya lo sé.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Maite! Tendría que cambiarse la frase. Lentejas come viejas...
    Ahora cuando veas un puchero Patri, lleva también agua bendita.
    Si Claudia, pero no los escuchamos. Pobrecines.

    ResponderEliminar
  11. Que risa!!! Me encantó.
    Besitos gastronómicos.

    ResponderEliminar
  12. Me alegra que te haya gustado. Abrazo Relatadamente.

    ResponderEliminar