miércoles, 5 de noviembre de 2014

EL BOSQUE DE LOS CONEJOS.


Leer más publicaciones en Calaméo

Cuento publicado en la revista Saba:

http://www.revistasaba.com/

FotoREFLEXionsm

martes, 30 de septiembre de 2014

CURSO DE CUENTACUENTOS. 25 y 26 de Octubre 2014.



                               
                                     De la raíz del silencio a la voz de la nubes.


Docente

Manuel Ferrero. Escritor infantil y Juvenil. Profesor de la Escuela de Tiempo Libre Alquite. Licenciado en Derecho. Organizador, Realizador de Eventos culturales, Cuentacuentos.


Lugar

Aulas Alquite. 
C/ San Vicente Mártir , 2, 
Bajo Dcha. 24004. León



Fechas

25 y 26 de OCTUBRE 2014. 

Horario
Sábado 9:30-14:00 y
16:00-20:30 y domingo
de 9:30-14:00.(14 h.) 


                            Precio 43 Euros. 



Más información y matrícula:

C/ Cipriano de la Huerga, 
10 bajo 24004-León . 
Teléfonos 
987215600 / 660951040. 
www.alquite.com - alquite@alquite.com


Contenidos:

Cada mañana y cada tarde, se repetirá el mismo sistema de recibimiento, un par de cuentos e invitación a contar uno. Danzas para fomentar el respeto y el contacto grupal. El cuerpo se expresa moviéndose…Después reflexión sobre la búsqueda de la voz propia. Se harán juegos para descubrir nociones teatrales y para prepararnos poco a poco para el creacuentos. 
Taller de narración oral escénica. Consta de la preparación de los cuentos y la puesta en común voluntaria de los mismos. Si el tiempo lo permite al terminar cada sesión se les despedirá con un cuento y se les animará a contar uno a quien desee probar.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Zapatilla, piedra y hoja.


Publish at Calameo or read more publications.

Artículo para la revista digital Saba  http://www.revistasaba.com/
Un cuento dedicado a mi amiguito Uriel. 
Ilustra: Puri Rodríguez. 




OS DEJO DEBAJO LA VERSIÓN EN ASTURLEONÉS


 Zapatilla, piedra y fueya.

                                                                                 Pa Uriel    

Carlines-y regalaron unas zapatillas apreparadas d'estraordinariu pa correr y xugar al fúbolYeran xilgasbrancas y con manchinas verdes polos l.laosPúsolas y marchó contentu a xugar al fúbol a la pladeraYera un día d'estrenuDiba meter 3 goles polo menos. Recatiaba cumo un corzu y brincaba cumo una ranina. Muncho patadón, grandes carreras, recate y centru, pero diban dos horas y nun marcara entovía. Por eso andaba mui nerviosu. Los otros guah.es yeran malos con Carlines:

     -  ¡Sí¡Sí¡SíMuncho madreñas de chúpame la punta, muncho diseñu, pero yes un zopencu.
    
     - Nun sabes xugareMaluCarlinesYes bien trompu.

     - Pásala mostrencu, que yes un mostrencu, que pa lo que faes ye meyor que la pases. ¡Vai a l.lorar cola tu mamina! ¡Riláu!

Carlines sufría colos insultos. Nun sabía defendese y protexese d'ellos    porque namás tenía 8 años. Enfurruscáu dio un patadón al balón tan rabiáu que fizu que toos callaran. La so zapatilla del pié izquierdu salió escopetada con fuercia tras el balón. Tola reciella de guah.es fueron a buscar la pelota espantáos del berríu de Carlos. Naide lo esperaba, pues el niñu tenía fama de cuitáu. Hasta sintiéronse mal, pues nun imaxinaban que'l so amigu s'esmolecía tanto.

       -  ¡Bocalanes! ¡Calláivos yá! Namás quiero xugar un ratu y que me preste. --Glayaba´l nueso fubolista.

Como Carlines quedó solu, marchó pa casa l.lorando con un pie escalzu y el otro puesto. Nun volvió de lo enfurruscáu que taba a buscar a Floralinda.

          - ¿Quién ye Floralinda? -- Vos perguntáis.

Quien va ser. La zapatilla del pie izquierdo de Carlines. La mesma que quedó perdía triste ente polvu, zarzas y urces del campu¿Quies que te cuente la so historia? La de Carlos vos la cuento l.lueu. Una alparagata abandoná tien una vida amurniá a lo primeruFloralinda, tan guapina y galana, quedó olvidáa munchas horas, días, meses y años. El polvu y la arena l'atapaban. Fuese poniéndo sucia. Taba tan acobardada que nun s' atrevía a salir de debaxo la zarza. Olvidárase del so amigu Carlos. Nun s'alcordaba siquiera nin de que yera una zapatilla. Las l.lagartexas las formigas cudiábanla, pero Floralinda nun quería andar.

       -   Sal al mundiu  Floralinda -- Decía mama Zarza.

       -Floralinda, tu nacisti pa andar. ¡Polo que más quieras, anda!
           Sospiraba Padre Sol.

         - Nun quiero soi una porquería y naide me quier

Asína pasaron munchas l.lunas. Humedá, calor, aire y nieve. Floralinda nun quería salir de la foyarasca. El ruíu de los grillos l.luenxe, la tranquilizaba, pero a poco a poco fuese l.lenando de rabia. La rabia crecía y crecía como una enredadera arredor del so corazón de tela y suela de cueru. Cuanto más enfurruscá Floralinda peor-y fedían las plantiellas, que tenía medio rucadas polos ratos. Una mañana d'orbayu de charcos de barruArrebentó. Salió escopetá y dio el so primer pasu pa la felicidá. Más que pasu fué emburrión.

Tenías que vela. Enfurruscadísima. Patadas p'acó, patadas p'acullá. Bocaos a los palos y ruchando la tierra. Floralinda disfrutaba partiendo las piedras. Dába-ys con fuercia y en sin piedá.
  • Asína non Floralinda. Camina. Non des patadas. Vaslo a romper too. – Ximía madre Zarza.
  • Pues ye lo que quiero… que se rompa too.
  • Las zapatillas andáis. Non pegáis. Sois bonas – Sorreía padre Sol.
  • Nun soi bona. Soi mala. El mundiu ye una cagaya y nun quiero andar. Préstame dar patadas y rompelo too.
Padre Sol y madre Zarza l.loraron muncho de ver el mancor que tenía Floralinda, pero nun sabían que faer pa que supiera que non yera una mierdinaFloralinda yera mui guapina, onque estuviera sucia. Una zapatilla ye pa andar, pero Floralinda escaeció que era zapatilla, de Carlines y del día del estrenu fuboleiru. Sentíase mui solina. Nun entendía l'amor que-y tenían Zarza y Sol.
Munchos años dispués d'un millón de trompazos a las piedras y mordiscos a la tierra. El vieyu Paleiru'l camin, altu y serenu,  apiadose de FloralindaYera en tiempu de la seronda. Amanecía nel horizonte. Paleiru sospiró y movió la bufina d'aire colas sos fueyasL.lanció una  fueya mariella y xuguetona a Floralinda.
  • Quierote Floralinda. – Decía la so su ráiz.
  • Quierote Floralinda - cantaban los sos ramos.
  • Quierote Floralindabaillaba la so cima.
La fueyina cayó dando columbrones. Enantes de tocar el sueluafalagó amorosa la llingüina de tela y los gordones de FloralindaL.lueu humildemente postróse frente a el.la. La nuesa zapatilla escaeciera los mimos y los afalagos que Carlines-y dio el día que-y la regalaron nel so cumpleaños. Tampoco nun s'alcordaba del roce de la so hermana ximielga zapatilla. La otra zapatilla de Carlos. Nun sabía si quiera que tenía hermanuCuandu esta historia escomenzó Floralinda yera pequeña. Fueyina bisbisó:
  • Floralinda¡Vale ya! Las piedras tienen tamién corazón. Camuda el to enfadu por amor. – Aconseyó fueya.

La zapatillina calló sosprendía. El so silenciu yera fondu como un pozu de agüina tresparente. Entendía por fin dalgo.

Esi afalagu de fueya espertó n'ella la tenruraPola primer vegada afayó que vivía n'una mentira. El mundiu nun yera feunin guapuyera maravillosu. Too rellumaba  alredor d'el.la. Sosprendiose de la espesura fresca de mama Zarza. Sosprendiose de la altura l.luminosa de Padre Sol, pero al mirar p'arriba y ver al gran Paleiru, sintió un respigu de plasmuArrodillose como pudo. Fueyina y Floralinda, postradas soreían al árbol grande. Las dos a la vez dixeron:
  • ¿Quieresnos?.
  • Sí – retumbó la voz de Paleiru nas montañas y los val.les. – Busca'l to par FloralindaBúsca'l to par y píde-y perdón a la tierra y a las piedras.

Asina fue como Floralinda escomenzó a caminar agraeciendo a las piedras la so pacenciaDexó las patadas y fue faciendo güelgasDespidiose de padre Sol, madre Zarza, Fueyinaformigas y l.lagartexas. Anduvo feliz munchas selmanas. Quería conocelo too. Gran Paleiru contó-y que tenía una pareya y que había q'alcontrala. De gran Paleiru nun se  despidió porque fuera onde fuera yera tan grande que se veía siempres.
-¿ Y Carlos? ¿Qué fue de Carlines?
Voi. Ya voi a ello.

Un home l.lamao Carlos. Sí, home. El guah.e ya creciera. Faía el caminu Santiagu.  Pasaba por Rabanal del Caminu. Un pueblín de L.liónSentose a la solombra d'un Carbayón centenariu pa descansar. La so sospresa fue grandísima al ver l.legar caminando una zapatilla sola. Sucia, medio rota, pero rellumante, muy rellumante. Dio-ye la risa maravilláu. Sacó de la so maleta una zapatilla igual, pero l.limpina y casi ensin usar. L.levábala pa cerrar una vieya pupa de rensía que tenía de cuando yera pequeñín. Quería ofrecela al l.legar a Santiagupa tener confianza en si mesmoDende rapá costó-y ser valiente y aún s'alcordaba del día del partíu faltosu. Esa zapatilla suelta simbolizaba'l so afán de ser un home completu. Un paisanu. De la risa pasó a la almiración contemplativa.

Floralinda reconocioloYera'l so par. Nun yera una hermana como el.la, nin un hermanu. El parentescu'l zapatillu yera d'otra clasYera'l so par ximielguAlbarcu y albarca miraronse a los güeyosCarlines taba alucinado sin decir nada. Presenciaba callado la escena. Algo se curaba nos sos corazones. Nos tres.

Floralinda abrazó a LindoFloru y pola primer vegada caminaron xuntos y bail.laron, mientras el pelegrinu daba palmas y cantaba.
  • ¿Quién ye Lindofloru?
  • ¡Ay que ver! ¡Quien va ser! El zapatillu.

Al l.legar a Santiagu, Carlos fue a un zapateiru. El zapateiru l.limpió y arregló a Floralinda. Al l.legar a la catedral de Compostela, Almudena, la muyer de Carlos y Carlines, el so fíu, esperaban a papa Carlos para da-ye la norabona por l.legar. Abrazaronse los tres mui fuerte, pero mui amorosu.
El pelegrinu abrió la mochila, sacó las zapatillas xuntas y rellumando, calzó al so fiyín pequeñu con el.las, mientras miraba a la so muyer con amor respetuosu y almiración mui fonda.
  • Mio nenu. Estas zapatillas fueron mías de pequeñu. Perdí una d'ellas, pero Alcontreila nel caminu.
  • ¿Cómo puede ser eso? – Entrugó Almudena.
  • Nun lo séi muyernun lo entiendo, pero ye asína.

Por encima d'el.los el gran Paleiru que ta en too l.lugar chisgó las sos fueyas a Foralinda y a LindoFloru. La familia nun podía velo, pero sintieron la so paz y el so grandor.
  • CarlinesXuega y disfruta de las tos zapatillas, pero cuídalas bien. Y si dalguna vegada alguien te falta y te enfurruscas, alcuérdate de que too pasa, y l'enfadu tamiénNun yes una mierdina fíuNaide ye una mierda. Yes un regalu de la vida. ÚnicuFermosu.
  • Respira fondo y confía en ti. – mama afalagó las maninas del nenu.
Lindofloru dixo-y nestoncias a Floralinda viendo la Catedral de Santiagu:
  • Mira lo que se puede faer con piedras.
  • ¡Ya lo veo! Va tiempu que pensé que las piedras nun valían pa nada. Agora lo sé. Too tien el so sitíu y la so razón. – Al momentín de seguido glayó zapatilla- ¡Gracias piedras por ayudame a andar! Y besó a Lindofloru con fervor.

                                                      FIN